Directorio de Taxis

Trucos | Comentarios | Consejos

Cual Es El Mejor Hierro Para La Anemia?

Cual Es El Mejor Hierro Para La Anemia
¿Cuál es el mejor hierro para la anemia? El mejor hierro para la anemia es el hierro tipo hemo de origen animal ya que nuestro organismo aprovecha en mayor cantidad y de forma más rápida el hierro procedente de alimentos ricos ricos en este tipo.

¿Cuál es el hierro más eficaz?

¿Qué tipo de hierro se absorbe y aprovecha mejor en nuestro organismo? | Anemia

¿Qué tipo de hierro se absorbé y Aprovecha Mejor en Nuestro Organismo?

El hierro se encuentra en diversos alimentos, su absorción dependerá del tipo de hierro; por eso nuestro organismo no los aprovecha de la misma manera.El hierro que se encuentra en los alimentos de origen animal están contenidos como hierro-hem, en el caso del huevo ese hierro se encuentra unido a la lactoferrina (en clara) y fosfovitina (en yema) a,El hierro de origen animal que es mejor absorbido es el de los alimentos de origen animal conocido como «hierro hem», su porcentaje promedio de absorción es del 25%.

El hierro que se encuentra en los alimentos vegetales «hierro no hem» se absorbe con dificultad, su porcentaje de absorción es del 1 al 10%. Ese porcentaje disminuye fácilmente con la presencia de fitatos, oxalatos, fosfatos, polifenoles y pectinas presentes en cereales, menestras, legumbres, vegetales, raíces y frutas. a O`Donnell, Alejandro y col.; Deficiencia de hierro: Desnutrición oculta en América Latina. Buenos Aires, 1971. : ¿Qué tipo de hierro se absorbe y aprovecha mejor en nuestro organismo? | Anemia

¿Cuál es la mejor vitamina para combatir la anemia?

Su cuerpo necesita vitamina B12 para producir glóbulos rojos. Con el fin de suministrar vitamina B12 a sus células: Usted debe consumir alimentos que contengan vitamina B12, tales como carne de res, carne de aves, mariscos, huevos, cereales fortificados para el desayuno y productos lácteos.

¿Qué es mejor el hierro tomado o inyectado?

Tratamiento con hierro para adultos y niños con función renal reducida ¿Cuál es el problema? Es frecuenta la anemia (reducción de la cantidad de eritrocitos circulantes) en los pacientes con daño renal, especialmente los que necesitan tratamiento con diálisis.

La anemia puede causar cansancio, reducir la tolerancia al ejercicio y aumentar el tamaño del corazón. Una causa frecuente de anemia es la reducción en la producción de la hormona eritropoyetina. La deficiencia de hierro puede empeorar la anemia y reducir la respuesta a los fármacos que estimulan la síntesis de eritropoyetina.

El hierro se puede administrar por vía oral (por boca) o inyectar por vía intravenosa (a través de una vena). El hierro por vía intravenosa (i.v.) se administra bajo supervisión en los hospitales. Existen dudas acerca de si el hierro por vía i.v. se debe utilizar en lugar del hierro por vía oral.

  • ¿Qué se hizo? Se examinaron 39 estudios (3852 participantes) que compararon los suplementos de hierro i.v.
  • Con el hierro oral en los participantes con una nefropatía crónica.
  • ¿Qué se encontró? Se halló que el hierro i.v.
  • Podría aumentar los niveles sanguíneos de hemoglobina y de hierro en comparación con el hierro oral.

Sin embargo, el hierro i.v. podría aumentar la cantidad de reacciones alérgicas, aunque podría reducir efectos secundarios como estreñimiento, diarrea, náuseas y vómitos observados con el hierro oral. No se halló evidencia suficiente para determinar si el hierro i.v.

En comparación con el hierro oral mejoró la calidad de vida ni si modificó la tasa de mortalidad general o la muerte debida a cardiopatía. Conclusiones Aunque los resultados indican que la administración de hierro por vía i.v. puede ser más efectiva para aumentar los niveles de hierro y hemoglobina en comparación con la administración de hierro por vía oral, no se encontraron datos suficientes para determinar si los efectos beneficiosos del hierro por vía i.v.

se justifican por una mejoría en la calidad de vida o la mortalidad, a pesar del riesgo pequeño de efectos alérgicos potencialmente graves en algunos pacientes que recibieron hierro por vía i.v. Conclusiones de los autores: Los estudios incluidos aportan evidencia de certeza baja de que el hierro i.v.

  • En comparación con el oral aumenta los niveles de hemoglobina, ferritina y transferrina en los participantes con ERC, aumenta el número de participantes que logran el objetivo de hemoglobina y reduce los requerimientos de agentes que estimulan la eritropoyesis.
  • Sin embargo, no hay evidencia suficiente para determinar si el hierro i.v.

en comparación con el oral influye en la muerte (todas las causas), la muerte cardiovascular y la calidad de vida, aunque la mayoría de los estudios informaron sobre períodos cortos de seguimiento únicamente. Los efectos adversos se informaron sólo en el 50% de los estudios incluidos.

Por lo tanto, se indica la necesidad de más estudios enfocados hacia los resultados centrados en los pacientes, con períodos de seguimiento más prolongados, para determinar si el uso de hierro por vía i.v. está justificado de acuerdo con las reducciones en la dosis de AEE y el coste, la mejoría de la calidad de vida de los pacientes, y con pocos efectos adversos graves.

Leer el resumen completo La anemia observada en pacientes con enfermedades renales crónicas (ERC) se puede exacerbar por la deficiencia de hierro. El hierro se puede administrar por diferentes vías, y cada una de ellas presenta ventajas y desventajas.

Aún es incierto si se justifican los efectos perjudiciales potenciales y los costos adicionales de la administración de hierro por vía intravenosa (i.v.) en comparación con la vía oral. Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2012. Determinar los efectos beneficiosos y perjudiciales de los suplementos de hierro i.v.

en comparación con el hierro oral para la anemia en adultos y niños con ERC, incluidos los participantes en diálisis, con trasplante renal y ERC que no requiere diálisis. Se realizaron búsquedas en el registro de estudios del Grupo Cochrane de Riñón y Trasplante (Cochrane Kidney and Transplant Register of Studies) hasta el 7 de diciembre de 2018 mediante contacto con el especialista en información y el uso de términos de búsqueda relevantes para esta revisión.

Los estudios en el registro se identifican mediante búsquedas en CENTRAL, MEDLINE y EMBASE, en actas de congresos, en el International Clinical Trials Register (ICTRP) Search Portal, y en ClinicalTrials.gov. Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) y ensayos controlados cuasialeatorios que compararon las vías de administración de hierro oral e i.v.

en adultos y niños con ERC. Obtención y análisis de los datos: Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron la elegibilidad de los estudios, el riesgo de sesgo, y extrajeron los datos. Los resultados se presentaron como cocientes de riesgos (CR) con intervalos de confianza (IC) del 95% para los resultados dicotómicos.

  1. Para las medidas continuas, se utilizó la diferencia de medias (DM) o la diferencia de medias estandarizada (DME) cuando se utilizaron diferentes escalas.
  2. Para realizar los análisis estadísticos se utilizó un modelo de efectos aleatorios.
  3. Se realizó el análisis de subgrupos y la metarregresión univariada para investigar las diferencias entre los estudios.

La certeza de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE. Se incluyeron 39 estudios (3852 participantes), 11 de los cuales se agregaron en esta actualización. Se atribuyó un riesgo de sesgo bajo a 20 estudios (51%) por la generación de secuencias, 14 estudios (36%) por la ocultación de la asignación, 22 estudios (56%) por el sesgo de desgaste y 20 (51%) por el informe selectivo de resultados.

  • El riesgo de sesgo de realización fue alto en todos los estudios.
  • Sin embargo, los estudios se consideraron en bajo riesgo de sesgo de detección porque el resultado primario se basó en un laboratorio y era poco probable que estuviese influenciado por la ausencia de cegamiento.
  • No hay evidencia suficiente para indicar que con el hierro i.v.

en comparación con el hierro oral se logra algún cambio en la muerte (todas las causas) (11 estudios, 1952 participantes: CR 1,12; IC del 95%: 0,64; 1,94) (efecto absoluto: 33 participantes por 1000 con hierro i.v. versus 31 por 1000 con hierro oral), el número de participantes que necesitan comenzar diálisis cuatro estudios, 743 participantes: CR 0,81; IC del 95%: 0,41; 1,61) ni el número de pacientes que requiere transfusiones de sangre (cinco estudios, 774 participantes: CR 0,86; IC del 95%: 0,55; 1,34) (efecto absoluto: 87 por 1000 con hierro i.v.

versus 101 por 1000 con hierro oral). Estos análisis se evaluaron como evidencia de certeza baja. No puede precisarse si el hierro i.v. en comparación con el hierro oral reduce la muerte cardiovascular porque la certeza de esta evidencia fue muy baja (tres estudios, 206 participantes: CR 1,71; IC del 95%: 0,41 a 7,18).

La calidad de vida se informó en cinco estudios: cuatro no informaron de diferencias entre los grupos de tratamiento y uno informó de mejoría en los participantes tratados con hierro i.v. El hierro i.v. en comparación con el hierro oral podría aumentar el número de participantes, que presentan reacciones alérgicas o hipotensión (15 estudios, 2607 participantes: CR 3,56; IC del 95%: 1,88 a 6,74) (daño absoluto: 24 por 1000 con hierro i.v.

  • Versus 7 por 1000) pero podría reducir el número de participantes con todos los efectos adversos gastrointestinales (14 estudios, 1986 participantes: CR 0,47; IC del 95%: 0,33 a 0,66) (beneficio absoluto: 150 por 1000 con hierro i.v.
  • Versus 319 por 1000).
  • Estos análisis se evaluaron como evidencia de certeza baja.

El hierro i.v. en comparación con el hierro oral podría aumentar la cantidad de participantes que logran el objetivo de hemoglobina (13 estudios, 2206 participantes: CR 1,71; IC del 95%: 1,43 a 2,04) (beneficio absoluto: 542 participantes por 1000 con hierro i.v.

versus 317 por 1000 con hierro oral), un aumento de la hemoglobina (31 estudios, 3373 participantes: DM 0,72 g/dl; IC del 95%: 0,39 a 1,05); saturación de ferritina (33 estudios, 3389 participantes: DM 224,84 µg/l; IC del 95%: 165,85 a 283,83) y transferrina (27 estudios, 3089 participantes: DM 7,69%; IC del 95%: 5,10 a 10,28) y podría reducir la dosis necesaria de agentes que estimulan la eritropoyetina (11 estudios, 522 participantes: DME -0,72; IC del 95%: -1,12 a -0,31) aunque se logra poco o ningún cambio en la tasa de filtración glomerular (ocho estudios, 1052 participantes: 0,83 ml/min; IC del 95%: -0,79 a 2,44).

Estos análisis se evaluaron como evidencia de certeza baja. En estos análisis había una heterogeneidad moderada a alta, aunque no pudieron determinarse las razones definitivas en la metarregresión. La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español.

¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto las pastillas de hierro?

SIMPOSIO: ANEMIA Tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro en el embarazo y en el posparto Treatment of iron-deficiency anaemia in pregnancy and postpartum Christian Breymann 1,2 1 Departamento de Obstetricia y Ginecología, Hospital Universitario de Zurich 2 Obstetric Research, Feto Maternal Haematology Research Group Resumen Está claro que los estados de deficiencia de hierro y la anemia deben ser tratados.

Incluso en las formas más leves de anemia, a menudo es imposible predecir el curso de la enfermedad, o si es probable que la situación empeore, y los riesgos maternos y fetales aumentan a medida que la anemia se vuelve más severa. Los factores a tener en cuenta a la hora de decidir sobre el tratamiento a utilizar incluyen el tiempo que queda hasta el parto, la severidad de la anemia, los riesgos adicionales (por ejemplo, parto prematuro), comorbilidad materna y los deseos de la propia paciente (por ejemplo, rechazo para recibir sangre de donantes para tratar la anemia severa).

Así, por ejemplo, un testigo de Jehová con anemia severa dos semanas antes del término necesita un tratamiento diferente que una mujer con anemia moderada y sin factores de riesgo adicionales durante el segundo trimestre. En la actualidad, las principales opciones de tratamiento para la anemia incluyen hierro por vía oral, hierro parenteral, la estimulación de la hematopoyesis con factores de crecimiento (por ejemplo, eritropoyetina recombinante humana) y la administración de sangre heteróloga.

Palabras clave: Hierro, deficiencia; anemia, factores. Abstract It is clear that iron-deficiency states and anaemia should be treated. Even in milder forms of anaemia, it is often impossible to predict the course of the condition, or whether the situation is likely to worsen, and maternal and foetal risks increase as anaemia becomes more severe.

Factors to be taken into account when deciding on the treatment approach to use include the time remaining until delivery, the severity of the anaemia, additional risks (e.g. premature labour), maternal co morbidity and the patient’s own wishes (e.g. refusal to receive donor blood to treat severe anaemia).

Thus, for example, a Jehovah’s Witness with severe anaemia two weeks before term needs different treatment than a woman with moderate anaemia and no additional risk factors during the second trimester. At present, the main treatment options for anaemia include oral iron, parenteral iron, the stimulation of haemopoiesis with growth factors (e.g.

recombinant human erythropoietin) and the administration of heterologous blood. Key words: Iron, deficiency states; anemia; pregnancy. HIERRO ORAL Hierro por vía oral es el tratamiento estándar para el tratamiento de la anemia leve a moderada. No está claro si la administración semanal o intermitente de hierro por vía oral es equivalente, o incluso mejor que la administración oral diaria de hierro. La dosis recomendada es de 80-160 mg de hierro elemental por día. Si la respuesta al tratamiento con hierro oral es buena, la reticulocitosis se desarrolla dentro de 3 a 5 días, y sigue aumentando hasta 8 a 10 días después del tratamiento. En condiciones ideales, el aumento de la hemoglobina es de aproximadamente 0,2 g/dL/día o aproximadamente 2,0 g/dL dentro de 3 semanas.

  1. Una vez que los niveles de hemoglobina se han normalizado, se debe continuar con el hierro por vía oral durante al menos 4 a 6 meses, hasta un nivel de ferritina objetivo de aproximadamente 50 μg/L y una saturación de transferrina de al menos 30%.
  2. Los efectos secundarios gastrointestinales, como el estreñimiento, ardor de estómago y náuseas, que se produce hasta en 30% de los pacientes, limitan la dosis.

Esto representa una desventaja importante de los preparados orales de hierro. Si estos efectos adversos ocurren, la dosis debe ser reducida o se debe usar un producto diferente. Asimismo, la falta de cumplimiento del tratamiento, es un problema común. Se ha demostrado que solo 36% de las mujeres embarazadas toman regularmente hierro por vía oral; incluso, si se les ha informado específicamente sobre los problemas de deficiencia de hierro.

  • Algunos estudios realizados en países, como Tanzania e Indonesia, muestran una tasa de cumplimiento de solo 36% a 42%.
  • Esta puede ser una de las razones de los desalentadores resultados de estudios de la OMS destinados a reducir la prevalencia de anemia por deficiencia de hierro con hierro por vía oral.

Otras posibles razones para la falla de la terapia con hierro por vía oral son resumidas en la tabla 2, PREPARACIONES DE HIERRO ORAL Hierro (II) sales Las sales de hierro (II) son las preparaciones más utilizadas de hierro por vía oral para el tratamiento de la anemia. Se las administra ya sea en forma de comprimidos o como soluciones. El más comúnmente utilizado es el sulfato de hierro (II).

  • Otros tipos de hierro (II) son el fumarato, succinatos y gluconatos.
  • Todos ellos son comparables con respecto a la farmacodinamia y farmacocinética, y también con respecto a la tasa de efectos secundarios.
  • Los compuestos de hierro (III), en forma de sales, tienen una biodisponibilidad muy baja y por tanto no son indicados para la administración oral.

La razón de esto es que se forman complejos de hidróxidos de hierro (III) insolubles y prácticamente no absorbibles en el entorno ácido del intestino. Las preparaciones líquidas se las utiliza sobre todo en la aclorhidria intestinal (por ejemplo, luego de cirugía gastrointestinal), ya que las tabletas muestran baja solubilidad en estos casos y la absorción de la forma líquida es mejor.

See also:  Cual Es La Mejor Forma De Ahorrar?

Sin embargo, estas preparaciones no son ni más eficaces ni tienen un mejor perfil de efectos secundarios. Complejo de hierro (III) polimaltosado El complejo de hierro (III) polimaltosado (Maltofer ®, Ferrum Hausmann ®) es uno de los pocos disponibles por vía oral (III) y pertenece a la clase de los llamados preparados de hierro de liberación lenta.

La polimaltosa actúa como una envoltura alrededor del hierro trivalente, asegurando una liberación más lenta del complejo de hierro. Las ventajas de esta preparación de hierro son, en primer lugar, su perfil favorable de efectos secundarios en comparación con sales de hierro (II), como consecuencia de la liberación lenta; y, en segundo lugar, que pueden ser tomados con las comidas.

  1. Diversos autores han postulado que los complejos de hierro polimaltosado tienen una menor toxicidad en comparación con las sales de sulfato de hierro, debido a la reducción de la formación de radicales de oxígeno y por lo tanto disminuye la peroxidación de lípidos en el plasma.
  2. En estudios llevados a cabo hasta la fecha, su biodisponibilidad es comparable a la de hierro (II), sulfatos y fumaratos.

Las dosis de hierro (III) complejo de polimaltosa (Maltofer®) (Fe III = 50 mg) son las siguientes:

Gotas: 40 a 120 gotas/día Tabletas: 200 a 400 mg/día

Esto es cierto, ya sea durante o después de las comidas, en contraste con los compuestos de hierro (II) Compuestos de hierro en forma de preparados combinados Aditivos tales como el ácido succínico, ácido fumárico, ácido glucónico, ácido glutámico, ácido aspártico y ácido láctico, ciertas vitaminas y elementos traza (Cu, Co, Mn) forman quelatos con el hierro y así mantienen el hierro divalente disponible para la absorción.

El ácido ascórbico es un complemento útil para la estabilización de iones de Fe (II) contra la oxidación. La combinación de sales de hierro (II) con ácido ascórbico aumenta la absorción de hierro. De acuerdo con la literatura, esto puede conducir a un aumento de la tasa de efectos secundarios, debido a la liberación más rápida de hierro.

Además, la combinación con el ácido ascórbico puede conducir a una mayor formación de radicales hidroxilos tóxicos. Sales de hierro por vía oral están disponibles en una gran variedad de preparados combinados; su inclusión en los preparados multivitamínicos y de oligoelementos, en particular, no ofrece ninguna ventaja sobre la administración de hierro por sí solo.

  1. La presencia de magnesio, calcio y zinc en productos combinados pueden inhibir la absorción de hierro.
  2. La combinación de diferentes sales de hierro (II) en una preparación, tampoco ofrece ventajas.
  3. Las tetraciclinas, antiácidos como el omeprazol y de ácidos biliares como colestiramina pueden alterar la absorción de hierro.

A la inversa, la biodisponibilidad de algunos agentes, tales como inhibidores de la girasa, L-tiroxina y penicilamina, puede reducirse por la administración concomitante oral de hierro. Preparaciones parenterales de hierro El hierro parenteral es la alternativa más importante para los preparados de hierro por vía oral. La administración parenteral de hierro no pasa por el mecanismo natural de absorción intestinal de hierro y por la proteína de unión asociada. Esto permite la liberación, no unida a proteínas de hierro para circular por la sangre. El hierro libre es tóxico, ya que favorece la formación de radicales hidroxilo y radicales de oxígeno que, a su vez, conducen a daños en las células y los tejidos, como resultado de la peroxidación. Por lo tanto, el hierro parenteral debe ser administrado solo si el estado de hierro del paciente es conocido, para evitar la sobrecarga potencial de hierro. En principio, podemos distinguir tres grupos diferentes de preparaciones. Ellas difieren entre sí con respecto a la farmacocinética, la estabilidad del complejo, masa molecular, la toxicidad y efectos secundarios. Complejos de tipo I (hierro dextrina, hierro dextrano) Estos complejos de hierro se distinguen por su peso molecular alto (> 100 000 Dalton) y su alta estabilidad (por ejemplo, Imferon ®). El hierro es así entregado lentamente, para el transporte de proteínas y en competencia con hierro endógeno. El hierro se libera, ya sea unido a la transferrina y luego se usa para la síntesis de hemo, o transportado al sistema retículo-endotelial (RES). La vida media en plasma de los complejos de tipo I es de 3 a 4 días. Mientras que esta estabilidad y la liberación lenta de hierro pueden ser consideradas como algo favorable, también se cree que el componente de dextrano, en particular, puede conducir a reacciones alérgicas severas. Esta reacción parece ser menos pronunciada con las dextrinas. Los pacientes que generalmente tienen reacciones alérgicas a los fármacos también están en riesgo alto de desarrollar una alergia al hierro dextrano. La causa de las reacciones alérgicas severas no ha sido completamente aclarada; sin embargo, son consistentes con una reacción anafiláctica que implica la liberación de mediadores de los mastocitos. Otra hipótesis se refiere a la formación de complejos anticuerpo-dextrano, que pueden conducir a reacciones graves, incluso en el primer contacto. Las cadenas de dextrano forman polímeros biológicos de diferentes tamaños, que podrían ser responsables de esta observación. Un hallazgo que apoya esta hipótesis es que el dextrano-1, por ejemplo, un polímero de solo 1 000 Dalton, no causa reacción en absoluto. Complejos de tipo II (complejo de hidróxido de sacarosa) Estos son los llamados complejos de estabilidad media, con un peso molecular de 30 a 100 000 Dalton (Venofer ®). Las concentraciones plasmáticas máximas son alcanzadas a los 10 minutos después de la administración en bolo (30 mg/L). Los niveles en plasma volverán a los valores pre-tratamiento 24 horas después de la administración. La vida media es de 5,5 horas, y los estudios de tomografía por emisión de positrones (PET) muestran la acumulación inmediata en la médula ósea, que se producen en paralelo con la caída en los niveles plasmáticos. En los pacientes, 70% a 97% del hierro se utiliza para la eritropoyesis, dependiendo de la gravedad de su deficiencia de hierro. En estudios en humanos, no se observó los cambios morfológicos de órganos ni la peroxidación lipídica por los radicales libres con la dosis estándar (1 a 4 mg/kg de peso corporal). La sustancia puede ser calificada como muy segura para el uso clínico de rutina y, además, no se forman polímeros biológicos (véase la sección anterior sobre dextranos), de manera que las reacciones anafilácticas son extremadamente raras. Los efectos secundarios generales incluyen: sabor metálico, sensación de calor, náusea, irritación local y mareos. Carboximaltosa férrico (Ferinject® Vifor Int. St. Gallen, Switzerland) Carboximaltosa férrico es un agente de hierro intravenoso que no contiene dextrano, diseñado para ser administrado en dosis grandes mediante infusiones i.v. rápidas (15 minutos). La capacidad de suministrar con seguridad una sola dosis tan grande como 1 000 mg reduce la necesidad de repetir infusiones i.v. y hace que este agente sea un candidato ideal para varias indicaciones en la terapia de la anemia. En la actualidad, no existen estudios controlados sobre el uso de carboximaltosa de hierro durante el embarazo. Los informes de casos con carboximaltosa férrico y su uso en casos de anemia durante el embarazo muestran un buen perfil de seguridad y eficacia hasta ahora; pero, se necesita estudios prospectivos. Se ha demostrado recientemente que el hierro carboximaltosa no cruza la barrera placentaria fetal en un modelo de perfusión. Complejos tipo III (hierro gluconato, citrato de amonio de hierro, complejo hiróxido sorbitol) Los sustancias más conocidas en este grupo son los gluconatos de hierro (por ejemplo Ferrlicit ®). Son complejos inestables, lábiles, con pesos moleculares de menos de 50 000 Dalton. Debido a su estabilidad baja en comparación con los hierros dextranos y los complejos de hierro sacarosa, los complejos del tipo III muestran una menor unión a proteínas de transporte, con mayores cantidades de hierro libre siendo liberadas en el corto plazo. La máxima saturación de la transferrina tras la administración de gluconato de hierro ha sido descrita en varios estudios. Se cree que más hierro libre se deposita en el parénquima de varios órganos. Los radicales libres conducen a la peroxidación lipídica y, en comparación con los complejos de tipo I/II, a una mayor toxicidad del tejido. Los gluconatos de hierro, en particular, son comparables a las sacarosas de hierro con respecto a las reacciones alérgicas o anafilácticas, y, por tanto, al igual que las sacarosas de hierro, tienen un perfil de efectos secundarios mejor que los dextranos de hierro. La experiencia en obstetricia con el complejo de hierro sacarosa (Venofer ®) (Hospital Universitario de Zúrich) Desde principios de la década de 1990, el hierro sacarosa (Venofer ®) ha sido el único producto de hierro por vía parenteral usado durante el embarazo y el puerperio, en la Clínica de Obstetricia del Hospital Universitario de Zúrich. Los datos sobre la seguridad del complejo de hierro sacarosa fueron recogidos por primera vez en un estudio multicéntrico, en 1998. La tasa de efectos secundarios después de la administración de 2 000 ampollas, con una dosis i.v. única máxima de 200 mg, se encontró que era menos de 0,5%. De acuerdo con las Guías de Obstetricia (Obstetrics Clinic Guidelines), para la anemia se usa un plan de tratamiento incremento progresivo. Los requisitos previos para el uso del hierro parenteral incluyen extensas investigaciones de diagnóstico y el cumplimiento de los siguientes criterios de inclusión ( tabla 4 ). La primera prueba de hemoglobina se lleva a cabo normalmente durante el primer trimestre, con hierro oral prescrito en primera instancia, solo si el valor es no inferior a 10,0 g/dL. Si el nivel de hemoglobina de hierro por vía oral cae por debajo de 10,0 g/dL dentro de 2 a 4 semanas, o si el nivel de Hb en la primera prueba ya está a menos de 10,0 g/dl, se utiliza el complejo de hierro sacarosa como primera opción de tratamiento.

USO PRÁCTICO DEL HIERRO SACAROSA La sustancia es administrada a través de una cánula venosa mariposa, con posicionamiento correcto una vez en la vena, que ha sido probado con NaCl. Hierro sacarosa puede ser administrado sin diluir como un bolo, o diluida (por ejemplo, 100 a 200 mL con NaCl), como una infusión corta.

Se requiere la administración de una dosis de prueba (1 mL) en los distintos países. La inyección en bolo posterior se da durante 5 a 10 minutos; la infusión corta es durante aproximadamente 20 minutos. La dosis única máxima es de 200 mg. Por lo general, se administra dos dosis a la semana hasta alcanzar un valor de Hb de 11,0 g/dL.

  1. En nuestra experiencia, el tratamiento puede ser administrado de forma ambulatoria, sin ningún problema; por lo general, no es necesario un largo período de seguimiento después de la administración.
  2. EFICACIA DEL HIERRO SACAROSA DURANTE EL EMBARAZO Hay varios estudios y experiencia clínica con el uso de la sacarosa de hierro durante el embarazo y después del parto.

En general, un alto nivel de eficacia y seguridad se demostró en todos los estudios. Del mismo modo, la terapia de hierro por vía parenteral con el complejo de hierro sacarosa es superior al hierro por vía oral en todos los estudios. Además, el perfil de efectos secundarios del tratamiento con hierro por vía oral se encontró incluso ser menos favorable. LA ESTIMULACIÓN DE LA ERITROPOYESIS CON ERITROPOYETINA RECOMBINANTE (RHEPO) El factor de crecimiento de la eritropoyetina humana recombinante (rhEPO), una glicoproteína (peso molecular 30 400 Dalton), es idéntica a la eritropoyetina endógena y actúa como un crecimiento selectivo y el factor de supervivencia para las células eritroides.

Se ha utilizado clínicamente desde 1986, principalmente en pacientes con anemia renal, que tienen deficiencia de eritropoyetina endógena. Otras indicaciones se han añadido en los últimos años, incluyendo la anemia en los recién nacidos, después de la donación de sangre autóloga en pacientes oncológicos, en pacientes con VIH y para el tratamiento de la anemia perioperatoria, por ejemplo, en los testigos de Jehová.

Desde entonces, se ha adquirido mayor experiencia en el campo de la obstetricia, en la forma de estudios aleatorios sobre el tratamiento de la anemia después del parto, principalmente en forma de informes de casos en pacientes con insuficiencia renal y en los testigos de Jehová, y también en el tratamiento de la anemia ferropénica severa durante el embarazo.

Los resultados de los estudios y las observaciones son muy prometedores. La administración de eritropoyetina recombinante reduce el tiempo necesario para que la concentración de hemoglobina se normalice, siempre que se administre suficiente hierro. La forma más eficaz de lograr esto es con hierro parenteral.

Si la disponibilidad concomitante de hierro es insuficiente, el paciente desarrolla lo que se conoce como deficiencia funcional de hierro, que previene la síntesis de cantidades adecuadas de hemoglobina. Según los resultados disponibles, la combinación de rhEPO y hierro parenteral es superior al tratamiento de hierro solo con respecto a lograr un aumento en la concentración de hemoglobina, y se puede considerar como una opción en el tratamiento de la anemia grave o si el paciente se niega a una donación de sangre.

  1. El efecto de la rhEPO es dosis-dependiente.
  2. De acuerdo a nuestra propia experiencia, una sola dosis por vía intravenosa de 150 a 300 U/kg es suficiente, a pesar de que se necesite repetir una dosis en algunos casos.
  3. En nuestra clínica, tratamos de asegurar una óptima relación costo- beneficio con el objetivo de tratar la anemia durante el embarazo y el puerperio, de acuerdo a un plan gradual, según el cual tratamos la anemia, ya sea con hierro solo o en combinación con rhEPO, dependiendo de la gravedad.

Este plan puede ser adaptado individualmente al paciente, teniendo en cuenta los riesgos adicionales. Así, por ejemplo, si el tratamiento de un paciente Testigo de Jehová con placenta previa, usaríamos la eritropoyetina recombinante, incluso en anemia moderada.

  • Además de las modernas técnicas anestésicas y quirúrgicas, nuestro plan de incremento progresivo de tratamiento de la anemia tiene un papel importante en la prevención de la anemia que requiere transfusión después de grandes pérdidas de sangre en el periparto.
  • Por lo tanto, menos de 1% de nuestras pacientes obstétricas ahora requieren transfusiones de sangre de donantes.

En este punto, hay que subrayar que, hasta la fecha, rhEPO solo se ha utilizado en el embarazo dentro del contexto de protocolos de estudio. TRATAMIENTO DE LA ANEMIA PUERPERAL El tratamiento de la anemia después del parto depende de la severidad de la anemia y/o de otros factores de riesgo maternos o comorbilidad.

  1. Una mujer joven y sana puede compensar las pérdidas de sangre mucho mejor que una puérpera con un defecto cardíaco, que puede descompensarse incluso con pérdidas menos severas.
  2. Además, las pérdidas de sangre deben ser consideradas en relación con la masa corporal y el volumen estimado total de sangre.

Otra consideración es que se puede cometer errores significativos sobre todo cuando se estima la pérdida de sangre, ya que la pérdida de sangre es a menudo subestimada, algo que fácilmente se puede comprobar mediante la comparación de los niveles de hemoglobina preparto y posparto.

  1. Además de la reposición de volumen, las opciones de tratamiento incluyen la administración de hierro por vía oral, hierro parenteral y la sangre heteróloga (de donantes).
  2. Otra opción a considerar, como se mencionó anteriormente, es la administración de eritropoyetina recombinante.
  3. En los informes de ensayos de la Colaboración Cochrane que compararon diferentes compuestos de hierro (con o sin rhEPO) para el tratamiento de la anemia después del parto, los autores concluyen que un resultado favorable se observó en pacientes que fueron tratados además con rhEPO y que los ensayos adicionales se centraron en la administración de hierro; es necesario conocer el papel del hierro en la dieta y la transfusión de sangre.

Cabe señalar que los estudios con el uso de complejo de hierro sacarosa y hierro carboximaltosa (Ferinject) que fueron publicados después de 2004 muestran una clara ventaja de la vía parenteral en hierro que por la vía oral, que no han sido incluidos todavía.

See also:  Cual Es El Mejor Tinte Sin Amoniaco Para Cubrir Canas?

HIERRO ORAL El hierro por vía oral debe ser prescrito para niveles de hemoglobina de más de 9,5 g/dL; 80 a 100 mg/día es suficiente en estos casos. El suplemento de hierro debe continuarse durante un período de varios meses, para proporcionar hierro no solo para la normalización de hemoglobina, sino también para normalizar los depósitos de hierro.

En un estudio, hemos sido capaces de demostrar que las puérperas con deficiencia de hierro, pero no con anemia, pueden reponer sus reservas de hierro a través de la suplementación con hierro solo. Por lo tanto, las puérperas que tienen deficiencia de hierro y anemia son particularmente propensas a tener un requerimiento de hierro mayor.

  1. Por ello, debemos seguir administrando hierro durante al menos seis meses.
  2. En la mayoría de los casos, la administración de hierro por vía oral no es suficiente en el tratamiento de la anemia grave, ya que generalmente las reservas de hierro endógenos se agotan y no se proporciona suficiente hierro para asegurar la eritropoyesis suficiente.

Como se mencionó anteriormente, las razones para esto incluyen la absorción limitada, falta de cumplimiento en dosis altas debido a efectos adversos, y los niveles bajos de plasma, lo que conlleva a la deficiencia funcional de hierro. Además, una reacción inflamatoria puede ocurrir en particular después de partos asistidos quirúrgicamente y cesáreas, dando lugar a la retención de hierro, de modo que el hierro administrado no está disponible para la hematopoyesis.

HIERRO PARENTERAL Una alternativa es la administración de hierro sacarosa (Venofer ®). Las concentraciones plasmáticas altas de hierro que se producen poco después de la administración intravenosa no pasan por la liberación limitada del hierro del sistema retículo endotelial e inhibición de la absorción del hierro por la mucosa intestinal; por lo tanto, la entrega es de cantidades suficientes de hierro para la eritropoyesis.

Al igual que en el embarazo, seguimos un plan de tratamiento gradual, utilizando hierro sacarosa por vía parenteral, en los niveles de hemoglobina menor a 9,5 g/dL. La figura 2 muestra el aumento de la Hb después del parto en diversos estudios, utilizando complejos de hierro sacarosa. Carboximaltosa férrica (Ferinject® Vifor Int. St. Gallen, Switzerland) Carboximaltosa férrica es hierro intravenoso que no contiene dextrano, diseñado para ser administrado en dosis grandes en rápidas infusiones intravenosas (15 minutos). La capacidad de infundir con seguridad una sola dosis tan grande como 1 000 mg reduce la necesidad de repetir infusiones i.v.

  1. Y hace que este agente sea un candidato ideal para varias indicaciones en la terapia de la anemia.
  2. Cuatro estudios clínicos aleatorios han sido publicados recientemente (Seid, Derman et al.2008)).
  3. En estos, un total de 1 001 pacientes con anemia después del parto han sido asignados al azar para recibir ya sea sulfato de hierro por vía oral (200 mg/día) o hasta 1 000 mg de hierro carboximaltosa en 1 o 2 infusiones (un total de 545 pacientes).

La dosis media total de hierro carboximaltosa fue de 1 346, 1 403 mg y 1 503, respectivamente. Todos los estudios mostraron alta afectividad concerniente al incremento de Hb y aumento de ferritina y un excelente perfil de seguridad de Ferinject ®, en comparación con hierro por vía oral, lo cual hace que este agente sea muy adecuado para el tratamiento de la anemia posparto, como una alternativa al hierro oral.

Eritropoyetina recombinante La estimulación de la eritropoyesis con rhEPO (por ejemplo, Eprex / Epogen ®) es una alternativa muy prometedora para la transfusión de sangre para la anemia grave en los casos en que el uso de la sangre del donante no es esencial, o cuando un paciente se niega a recibir la sangre del donante.

Se sabe que la eritropoyesis se inhibe, particularmente en asociación con la reacción inflamatoria después del parto y, además, los niveles endógenos de EPO se reducen. Este ciclo vicioso posparto (inhibición la eritropoyesis, la reducción de la disponibilidad de hierro y la reducción de los niveles de EPO) puede ser roto por la administración combinada de rhEPO y hierro parenteral.

  • Asimismo, la combinación tiene un perfil de tolerabilidad muy bueno.
  • TRANSFUSIÓN DE DONANTES DE SANGRE La anemia severa durante el embarazo y en el período posparto puede requerir el uso de transfusiones de sangre, productos de plasma y expansores de volumen.
  • Es importante contar con criterios estrictos a favor o en contra de la administración de productos de reemplazo de la sangre, y ser conscientes de los riesgos potenciales de estas sustancias.

La administración sangre donada y/o productos derivados de plasma son indicados si se demuestra que los productos en cuestión han sido fabricados y adecuadamente testeados en forma segura, y si su uso puede evitar una situación potencialmente mortal para el paciente.

Por otra parte, es necesario que haya una probabilidad suficientemente alta de que la muerte y morbilidad materna no puede ser evitada mediante el solo uso de alternativas equivalentes (mediante la reposición de volumen solamente, por ejemplo). La administración no selectiva e indiscriminada de los productos sanguíneos debe ser evitada en todo momento.

De acuerdo con la literatura, la tasa de transfusiones de sangre de donantes en los centros de tratamiento especializados es 1 a 2% (en relación con el número de nacimientos). En la actualidad, en el Zurich University Hospital’s Obstetrics Clinic la tasa es de 0,5 a 1%. OTRAS MEDIDAS OBSTÉTRICAS El principio más importante para decidir a favor o en contra de una transfusión de sangre o el uso de productos sanguíneos es que representen solo una de las muchas opciones en el tratamiento del paciente. El principio fundamental en el manejo de una hemorragia aguda y grave es la sustitución de los fluidos (reposición de volumen) para mantener la perfusión de los órganos.

Cualquier tipo de anemia (incluyendo las formas leves) deben ser tratadas rápidamente para evitar la necesidad de posteriores transfusiones de sangre En general, las pérdidas de sangre deben ser reducidas al mínimo El nivel de hemoglobina (hematocrito) por sí solo no puede ser el único criterio para una transfusión de sangre de donantes. Los factores clave son los hallazgos clínicos, la situación de la hemorragia y la probabilidad de prevenir la morbilidad significativa o incluso la muerte. En nuestra experiencia, el nivel crítico de hemoglobina, siempre que la circulación es estable, es de aproximadamente 6,0 g/ dL (hematocrito aproximadamente 18 a 20%) En caso de pérdida aguda de sangre, comenzar a dar oxígeno y expansores de volumen de inmediato Las transfusiones de sangre representan solo una de las muchas opciones disponibles La decisión de administrar una transfusión de sangre debe hacerse de acuerdo con Guías de Manejo relevantes. Los riesgos de la transfusión debe ser ponderado al momento de tomar la decisión de hacerlo Los deseos del paciente deben ser tenidos en cuenta, si es posible El personal capacitado debe llevar a cabo y supervisar la transfusión Las indicaciones y las circunstancias de una transfusión de sangre debe ser registrada, al igual que cualquier complicación En la obstetricia moderna, las transfusiones de sangre deben ser la excepción y no la regla.

Selección de Referencias 1. Al A, Unlubilgin E, Kandemir O, Yalvac S, Cakir L, Haberal A. Intravenous versus oral iron for treatment of anemia in pregnancy. Obstet Gynecol.2005;106:1335-40.2. Bayoumeu F, Vial F, Zaccabri A, Agullès O, Laxenaire MC. Iron therapy in iron deficiency anemia in pregnancy: intravenous route versus oral route.

  • Am J Obstet Gynecol.2002;186:518-22.3.
  • Beguin Y, Lipcsei G, Thoumsin H, Fillet G.
  • Blunted erythropoietin production and decreased erythropoiesis in early pregnancy.
  • Blood.1991;78:89–91.4.
  • Braga J, Marques R, Branco A, Jorge C.Maternal and perinatal implications of the use of human recombinant erythropoietin.

Acta Obstet Gynecol Scand.1996;75:449– 53.5. Breymann C, Huch R. Anemia in pregnancy and the puerperium. UNI-MED Science, 3rd edition.2008. ISBN 978-3-8374-1022-8.6. Breymann C, Gliga F, Bejenariu C, Strizhova N. Comparative efficacy and safety of intravenous ferric carboxymaltose in the treatment of postpartum iron deficiency anemia.

  • Int J Gynaecol Obstet.2008;101:67- 73.7.
  • Breymann C, Visca E, Huch R, Huch A.
  • Efficacy and safety of intravenously administered iron sucrose with and without adjuvant recombinant human erythropoietin for the treatment of resistant iron-deficiency anemia during pregnancy.
  • Am J Obstet Gynecol.2001;184:662–7.8.

Breymann C, Zimmermann R, Huch R, Huch A. Use of recombinant erythropoietin in combination with parenteral iron in the treatment of postpartum anaemia. Eur J Clin Invest.1996;26:123–30.9. Bridges K. Iron imbalance during pregnancy. En: Bern M, Frigoletto F (eds) Hematologic disorders in maternal-fetal medicine.

Wiley & Liss, New York, 1990;113–28.10. CDC. CDC Criteria for anemia in children and childbearing-aged women. Morbid Mortal Weekly Rep.1989;38:400–4.11. Charache S. Hemoglobinopathies. In: Bern M, Frigoletto F (eds) Hematologic disorders in maternal-fetal medicine. Wiley & Liss, New York, 1990;171–81.12. Ekeroma A, Ansari A, Stirrat G.

Blood transfusion in obstetrics and gynaecology. Br J Obstet Gynaecol.1997;104:278–84.13. Hallberg L. Prevention of iron deficiency. Baillieres Clin Haematol.1994;7:805–14.14. Hemminki E, Meriläinen J. Long-term follow- up of mothers and their infants in a randomized trial on iron prophylaxis during pregnancy.

  1. Am J Obstet Gynecol.1995;173:205–9.15.
  2. Hollan S, Johansen K.
  3. Adequate iron stores and the »nil nocere« principle.
  4. Haematologia.1993.16.
  5. Huch R, Huch A.
  6. Erythropoietin in obstetrics.
  7. Hematol Oncol Clin North Am.1994;8:1021–40.17.
  8. Rafft A, Bencaiova B, Breymann C.
  9. Selective use of recombinant human erythropoietin in pregnant patients with severe anemia or nonresponsive to iron sucrose alone.

Fetal Diagn Ther.2009;25:239-45.18. Malek A. In vitro studies of ferric carboxymaltose on placental permeability using the dual perfusion model of human placenta. Drug Res.2009;in press.19. Seid M, Derman R, Banach W, Goldberg C, Rogers R. Ferric carboxymaltose injection in the treatment of iron deficiency anemia: a randomized controlled clinical trial.

  1. Am J Obstet Gynecol.2008;199:435. e 1-7.20.
  2. Van Wyck D, Martens M, Baker J, Mangione A.
  3. Intravenous ferric carboxymaltose compared with oral iron in the treatment of postpartum anemia: a randomized controlled trial.
  4. Obstet Gynecol.2007;110:267-78.21.
  5. Wali A., Mushtaq A.
  6. Efficacy, safety and compliance of intravenous iron sucrose and intramuscular iron sorbitol in iron deficiency anemia in pregnancy.

J Pak Med Assoc.2002;52:392-5. Correspondencia: Schmelzbergstr 12 /PF 125 Correo electrónico: [email protected]

¿Que jugó es bueno para subir la hemoglobina?

Jugos para la anemia – Naranja con espinaca El jugo de naranja con espinaca además de aportar hierro y vitamina C, aporta también vitaminas del complejo B, vitamina A, potasio, magnesio, antioxidantes y otros oligoelementos, ideales para tratar la anemia. Ingredientes

1 taza jugo de naranja; 1/2 taza hojas de espinacas.

Modo de preparación

Licuar todos los ingredientes y beber de inmediato. Este jugo no debe tomarse más de 2 veces por semana.

Piña con perejil El jugo de piña con perejil es rico en hierro y vitamina C que es esencial para la absorción de hierro, aliviando y combatiendo los síntomas de la anemia. Ingredientes

3 rodajas de piña (ananás); 1/2 taza de perejil; 1/2 taza de agua.

Modo de preparación

Licuar todos los ingredientes y beber de inmediato para evitar que la vitamina C se oxide y el jugo pierda sus propiedades.

Brócoli, repollo y limón El brócoli es rico en vitamina C y carotenoides, además de contener hierro. Por su parte, el repollo es rico en hierro, vitamina C, Vitamina A, magnesio y clorofila, ayudando a aumentar la cantidad de glóbulos rojos circulantes en la sangre. Ingredientes

Jugo de 1 limón; 2 hojas de repollo; 1 ramito de brócoli.

Modo de preparación

Licuar las hojas de repollo y el brócoli, una vez listo agregar el jugo del limón y beber.

Zanahoria, piña y espinacas El jugo de piña, zanahoria y espinacas ayudan a aumentar la cantidad de hierro en la sangre y así aumentar la hemoglobina y la cantidad de oxígeno circulantes en la sangre, siendo muy eficaz para combatir y prevenir la anemia. Ingredientes

7 hojas de espinacas; 3 zanahorias; 1/4 piña (ananás); 1/2 aguacate (palta); 1 vaso de agua.

Modo de preparación

Licuar todos los ingredientes y beber a continuación.

Remolacha, zanahoria y naranja La remolacha es un poderoso depurativo y excelente fuente de vitamina B6, colina, hierro, sodio y potasio, favoreciendo la formación de glóbulos rojos en la sangre. La zanahoria es rica en vitamina A y otras vitaminas como B,C, D, E y K, siendo claves para el buen funcionamiento del organismo. Ingredientes

6 naranjas; 1 remolacha (betabel); 1 zanahoria.

Modo de preparación

Licuar todos los ingredientes y beber.

¿Qué hacer para salir de la anemia?

Alimentación equilibrada para la prevención – «En la población general, el consumo de una dieta variada y equilibrada que incluya regularmente alimentos ricos en hierro de origen animal (carnes y pescados) junto con frutas y vegetales ricos en vitamina C ayuda a prevenir la anemia», describe la endocrinóloga.

¿Qué es lo que provoca la anemia?

Introducción – Si tiene anemia, es debido a que su sangre no está transportando suficiente oxígeno al resto de su cuerpo. La causa más común de anemia es no tener suficiente hierro, El cuerpo necesita este mineral para producir hemoglobina. La hemoglobina es una proteína rica en hierro que da a la sangre su color rojo y transporta oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo.

Períodos menstruales muy abundantes Embarazo Ulceras Pólipos en el colon o cáncer del colon Trastornos hereditarios Una dieta que no contiene suficiente hierro, ácido fólico o vitamina B 12 Algunos trastornos, tales como anemia falciforme, talasemia o cáncer Anemia aplásica, una afección que puede ser hereditaria o adquirida Deficiencia de glucosa -6- fosfato-deshidrogenasa

La anemia puede hacerlo sentirse débil, tener frío, estar mareado e irritable. También puede sentir dificultad para respirar o dolores de cabeza. El doctor diagnosticará la enfermedad a través de un examen físico y de sangre. El tratamiento depende del tipo de anemia que usted tenga. NIH: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre

¿Qué pasa cuando la hemoglobina está en 8?

Hemoglobina en 8: ¿es peligroso? – En la mayoría de los casos, valores de hemoglobina por debajo de 8 g/dL suponen una anemia grave, Ante concentraciones tan bajas de hemoglobina, los médicos considerarán seriamente realizar transfusiones de glóbulos rojos para contrarrestar la condición.

¿Qué pasa si una persona tiene la hemoglobina en 7?

Incluida en el banco de preguntas el 25/05/2016, Categoras: Hematologa, La informacin ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada. Para dar respuesta a la pregunta planteada se han seleccionada tres guas de prctica clnica (GPC) (1-3) y dos sumarios de evidencia (4,5) en base a los cuales en un paciente con anemia ferropnica, an estable hemodinmicamente, la presencia de una concentracin de hemoglobina (Hb) menor de 7 g/dL justificara la realizacin de una transfusin sangunea,

La transfusin de glbulos rojos no estara indicado cuando las concentraciones de Hb, estimada o actual, son > 10 g/dl. La transfusin de glbulos rojos estara indicada cuando la concentracin de Hb es < 7 g/dl. Las transfusiones deberan administrarse en relacin con la tasa de prdida de glbulos rojos en curso. Si el paciente est estable, se deberan transfundir 2 unidades de glbulos rojos en adultos (o el equivalente en nios de acuerdo al tamao), y luego la situacin clnica y la concentracin de Hb deberan ser reevaluadas. No est clara la estrategia correcta para la transfusin de los pacientes con concentraciones de Hb entre 7 y 10 g/dl; aunque con frecuencia en estos pacientes se realizan transfusiones de glbulos rojos, la evidencia disponible sugiere que a menudo la transfusin no est justificada. En los pacientes que con peor tolerancia ala anemia, por ejemplo pacientes mayores de 65 aos y pacientes con enfermedades respiratorias o cardiovasculares, se podra considerar la adopcin de una mayor concentracin de Hb para indicar las transfusiones, por ejemplo una concentracin de 8 g/dl.

En una GPC desarrollada por la American Association of Blood Banks (2) y publicada en 2012con el objetivo de proporcionar recomendaciones clnicas sobre el umbral de concentracin de Hb y otras variables clnicas que motivan la necesidad detransfusin recomienda, en adultos y nios hemodinmicamente estables, la utilizacin de una estrategia restrictiva de transfusin (que implica la indicacin de una transfusin con niveles de Hb de 7 a 8 g/dl) (recomendacin fuerte ; evidencia de alta calidad). Los autores de la gua destacan que esta recomendacin se basa en la evidencia de que transfusin restrictiva es segura y est asociada con un menor uso de derivados sanguneos (frente a la estrategia liberal que consistira en transfundir ante niveles ms elevados de Hb). Por su parte, la GPC de la British Society of Gastroenterology (3) sobre el manejo de la anemia ferropnica indica, sin especificar un umbral de concentracin de Hb concreto, que las transfusiones de sangre deben reservarse para pacientes con anemia sintomtica a pesar de la terapia con hierro o con riesgo de inestabilidad cardiovascular debido a su grado de anemia (grado de recomendacin C)*. Se aade que las transfusiones deben tener como objetivo restablecer la Hb a un nivel seguro, pero no necesariamente a valores normales. Adems, tras la transfusin se debera seguir tratamiento con hierro (oral, salvo intolerancia o imposibilidad de utilizacin de la va oral) para reponer las reservas. El sumario de evidencia de Dynamed (4) sobre el manejo de la anemia por deficiencia de hierro tambin considera indicacin de transfusin de sangre una concentracin de Hb < 7 g/dL (o en situaciones en los que la concentracin es mayor en pacientes con sntomas graves o que no pueden tolerar la anemia, como en el caso de personas de edad avanzada o con enfermedad cardiorrespiratoria). Y en el sumario de evidencia de Uptodate sobre los umbrales de concentracin de Hb para transfusin sangunea (5), en pacientes hemodinmicamente estables y sin sangrado activo:

See also:  Cual Es La Mejor Vitamina Para Los Huesos Y Articulaciones?

Ante una Hb < 6 g/dl: se recomienda transfusin, excepto en circunstancias excepcionales Hb 6 a 7 g/dl: generalmente se indica transfusin. Hb 7 a 8 g/dl: debe ser considerado realizar una transfusin en el postoperatorio de pacientes quirrgicos, incluyendo aquellos con enfermedad cardiovascular estable, despus de evaluar el estado clnico del paciente Hb 8 a 10 g/dl: generalmente no se indica transfusin pero se debera considerar para algunas poblaciones (por ejemplo, personas con anemia sintomtica, sangrado en curso,sndrome coronario agudo con isquemia) Hb > 10 g/dl: generalmente no se indica transfusin, salvo en circunstancias excepcionales.

Como recomendacin el sumario establece que para la mayora de pacientes mdicos y quirrgicos que estn hemodinmicamente estables, as como para los pacientes ambulatorios, se recomienda la transfusin de sangre para mantener la Hb en niveles ≥ 7 a 8 g/dl (Grado de recomendacin 1B: recomendacin fuerte, aplicable a la mayora de los pacientes). Sin embargo, se matiza que puede haber casos en los que el paciente est asintomtico con una Hb < 8 g/dl, y el juicio clnico valore no administrar una transfusin. *Ver en texto completo de la gua.

¿Qué hierro oral se tolera mejor?

El sulfato ferroso de liberación prolongada con mucoproteosa se muestra como el mejor tolerado de los diferentes suplementos orales de hierro evaluados.

¿Que no debo tomar sí estoy tomando hierro?

Consumir alimentos ricos en hierro es una parte clave del tratamiento de la anemia causada por niveles bajos de este elemento. También es posible que usted necesite tomar suplementos de hierro al igual que aumentar las reservas de este elemento en su cuerpo.

ACERCA DE LOS SUPLEMENTOS DE HIERRO Los suplementos de hierro se pueden tomar en forma de cápsulas, tabletas, tabletas masticables y líquidos. El tamaño de la tableta más común es de 325 mg (sulfato ferroso). Otras formas químicas son el gluconato ferroso y el fumarato ferroso. Pregúntele al proveedor de atención médica cuántas píldoras debe tomar cada día y cuándo debe tomarlas.

Tomar más hierro de lo que su cuerpo necesita puede causar problemas de salud serios. Los hemogramas de la mayoría de las personas volverán a la normalidad después de dos meses de terapia con hierro. Usted podría seguir tomando suplementos de hierro durante otros 6 a 12 meses para aumentar las reservas de hierro del cuerpo en la médula ósea.

  • SUGERENCIAS PARA TOMAR HIERRO El hierro se absorbe mejor con el estómago vacío.
  • Sin embargo, los suplementos de hierro pueden causar cólicos estomacales, náuseas y diarrea en algunas personas.
  • Posiblemente se necesite tomarlo con una pequeña cantidad de alimento para evitar este problema.
  • No se debe tomar leche, calcio ni antiácidos al mismo tiempo que los suplementos de hierro.

Usted debe esperar al menos 2 horas después de ingerirlos antes de tomar sus suplementos de hierro. Los alimentos que usted no debe comer al mismo tiempo que toma el hierro abarcan:

Alimentos ricos en fibra, como granos integrales, verduras crudas y salvadoAlimentos o bebidas con cafeína

Algunos médicos sugieren tomar un suplemento de vitamina C o jugo de naranja con su píldora de hierro. Esto puede ayudar a que el hierro se absorba en el cuerpo. Tomar 8 onzas (240 ml) de líquido con una píldora de hierro también está bien. Coméntele a su proveedor sobre todos los medicamentos que está tomando.

Las tabletas de hierro pueden llevar a que otros fármacos que usted esté tomando no actúen igual de bien. Algunos de estos fármacos abarcan: tetraciclina, penicilina, ciprofloxacina, y fármacos usados para el hipotiroidismo, la enfermedad de Parkinson y las convulsiones.Los medicamentos que reducen la acidez estomacal afectarán la absorción del hierro y pueden causar deficiencia de este mineral. Su proveedor puede sugerir cambiar estos medicamentos.Espere al menos 2 horas entre las dosis de estos fármacos y los suplementos de hierro.

EFECTOS SECUNDARIOS El estreñimiento debido a las píldoras de hierro es muy común. Si el estreñimiento se convierte en un problema, tome un ablandador de heces como el docusato de sodio (Colace). Se pueden presentar náuseas y vómitos con las dosis más altas, pero normalmente se pueden controlar tomando hierro en cantidades más pequeñas.

Las heces son de apariencia alquitranosa al igual que negrasSi las heces tienen vetas rojasSe presentan cólicos, dolores agudos o dolor en el estómago

Las formas líquidas de hierro pueden manchar los dientes.

Pruebe mezclando el hierro con agua u otros líquidos (tales como jugo de fruta o jugo de tomate) y tomando el medicamento con una pajilla.Las manchas por el hierro se pueden eliminar cepillándose los dientes con bicarbonato de soda o peróxido.

Mantenga las tabletas en un lugar fresco. (Los botiquines de los baños pueden ser demasiado calientes y húmedos, lo cual puede provocar que las píldoras se desintegren). Mantenga los suplementos de hierro fuera del alcance de los niños. Si su hijo traga una píldora de hierro, póngase en contacto inmediatamente con un centro de toxicología.

¿Cómo saber si el hierro está haciendo efecto?

El hierro, en demasiada o muy poca cantidad, puede conducir a problemas de salud ESTIMADA MAYO CLINIC: Soy una mujer de 40 años y he observado que muchas de las vitaminas múltiples femeninas contienen hierro. ¿Deben tomar más hierro todas las mujeres? ¿Es seguro hacerlo? ¿Cuáles son los efectos secundarios de tomar suplementos de hierro a diario RESPUESTA: No tener suficiente hierro en el cuerpo, afección conocida como, es un problema femenino común, especialmente antes de la menopausia.

Sin embargo, eso no significa que todas las mujeres necesitan tomar suplemento de hierro, porque así como muy poco hierro puede ocasionar dificultades, demasiado hierro también puede conducir a problemas de salud. A fin de verificar que el hierro es realmente bueno para usted, consulte con el médico antes de tomar suplementos.

El hierro es un mineral que ayuda al cuerpo a producir glóbulos rojos. Cuando el hierro es insuficiente, el cuerpo no logra producir la cantidad necesaria de glóbulos rojos. Dicha afección se conoce como anemia por deficiencia de hierro, y constituye un problema porque los glóbulos rojos se encargan de transportar oxígeno a los tejidos corporales.

Ante una cantidad insuficiente de glóbulos rojos, existe la posibilidad de que el cuerpo no pueda oxigenarse bien para mantenerse sano. Las mujeres tienden a correr riesgo de carecer de hierro durante los años reproductivos porque sus cuerpos pierden una cantidad considerable de hierro con el embarazo, la lactancia y las menstruaciones.

Por ello, se recomienda que la ingesta diaria de hierro de las mujeres de 19 a 50 años sea de 18 miligramos. Una vez que la mujer deja de menstruar, el requerimiento disminuye considerablemente a alrededor de 8 miligramos diarios de hierro. La mejor manera de obtener el hierro necesario para el cuerpo es a través de la alimentación.

  • El cuerpo absorbe más hierro de la carne que de otras fuentes, lo que convierte a la carne roja, el cerdo y las aves en buenas alternativas cuando se intenta aumentar el hierro.
  • Otros alimentos ricos en hierro incluyen las habichuelas, las verduras de hoja verde oscura como la espinaca, los huevos, y el pan, fideo y cereales fortificados con hierro.

El cuerpo no absorbe el hierro contenido en otros alimentos diferentes a la carne con igual facilidad, pero las frutas cítricas pueden ayudar con la absorción de este mineral. Por lo tanto, si confía principalmente en otras fuentes de hierro diferentes a la carne, incluya naranjas, limones y otros cítricos en su alimentación.

Si usted no ingiere suficiente cantidad de hierro en la alimentación y su proveedor de atención médica lo recomienda, puede entonces tomar un suplemento de hierro como una manera confiable de obtener el hierro necesario. Algunas personas presentan efectos secundarios de la suplementación del hierro y los más comunes son de estreñimiento o diarrea, calambres en las piernas, náusea y vómito.

El proveedor de atención médica puede ofrecerle sugerencias para reducir al mínimo esos efectos secundarios y hacerlos menos molestos. Es importante tomar un a diario solamente cuando se lo necesita porque la excesiva cantidad de hierro en el cuerpo, o sobrecarga férrica, también puede ser un problema.

  • Cuando el cuerpo tiene más hierro del necesario, éste se almacena donde no debe, tal como en los órganos internos.
  • El exceso de hierro puede ser tóxico para dichos órganos, particularmente para el hígado, el corazón y el páncreas, además de también dañar las articulaciones.
  • Dado que demasiado o muy poco hierro puede conducir a problemas de salud, lo mejor para la salud es recibir la cantidad correcta de hierro.

Si le preocupa su ingesta de hierro, consulte con el médico que posiblemente le sugiera revisar el nivel de hierro. Una vez que tenga los resultados, el médico puede ayudarle a decidir si necesita tomar un suplemento de hierro. —, Clínica para la Salud Femenina, Mayo Clinic de Rochester, Minnesota.

¿Qué yogur es bueno para la anemia?

Beneficios para la salud – Las vitaminas, los minerales y los probióticos del yogur griego pueden proporcionar importantes beneficios para la salud. Por ejemplo, el yogur griego puede ayudar a proporcionar parte de su ingesta diaria de potasio. El potasio es importante para mantener la presión arterial y contrarrestar el sodio.

  • Mejorar la salud ósea: El yogur griego proporciona una cantidad significativa de calcio, que es importante para la salud de los huesos. El calcio es el mineral más común en su cuerpo y la mayor parte se encuentra en su esqueleto. Obtener suficiente calcio ayuda a prevenir la osteoporosis al mantener los huesos más densos y menos propensos a romperse.
  • Salud digestiva: El yogur griego es probiótico, lo que significa que generalmente se produce con cultivos bacterianos vivos. Estas bacterias pueden ayudar a mantener las bacterias buenas que ya viven en su sistema digestivo. El consumo de probióticos como el yogur griego puede mejorar la capacidad de su sistema digestivo para manejar una amplia variedad de alimentos. También puede ayudar a regular las deposiciones.
  • La salud del corazón : Se ha relacionado con niveles más bajos de colesterol y triglicéridos, lo que puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón. El colesterol y los triglicéridos pueden endurecer o bloquear las arterias con el tiempo, lo que provoca enfermedades cardíacas o aterosclerosis. Al controlar su colesterol, el yogur griego puede ayudarlo a evitar enfermedades cardíacas o retrasar su progresión.
  • Menor riesgo de diabetes : Un análisis reciente de once estudios mostró que comer yogur con regularidad puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2 hasta en un 14 %. Se necesitan más estudios para comprender por qué sucede esto, pero la evidencia detrás de la conexión es prometedora.
  • Fuente de proteína : Es una buena fuente de proteína biodisponible, con aproximadamente 5,7 g de proteína por cada 100 g.
  • Fuente útil de yodo : Aporta yodo, un mineral importante para la salud, esencial para la función tiroidea, así como para el crecimiento y el metabolismo.

¿Qué pasa si tomo café y tengo anemia?

¿Malo para el diabético, bueno para el deprimido? – Un elemento pernicioso de la cafeína, según la creencia generalizada, es la de que aplaca la eficacia de la insulina, y por ende, reduciría la sensibilidad celular al tratamiento idóneo para diabéticos.

«No es bueno para las personas que sufren diabetes tipo 2» es una frase muy extendida, que derribó el estudio citado de Harvard. De acuerdo con ese informe, la incidencia entre las personas que aumentaron su dosis en una taza era un 11% más bajo que aquellos que no consumían esta bebida. Quienes disminuyeron el consumo, dispararon en un 17% sus probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2.

Por otro lado, el Instituto Nacional de Salud estadounidense se esforzó en comprobar que tomar cuatro tazas de café al día produce menos riesgo, un 10%, de sufrir una depresión. Es decir, el antioxidante y la cafeína mezclados te hace algo más feliz. La razón científica es que el café actúa como un antidepresivo al activar la producción de serotonina, dopamina y noradrenalina.

¿Cómo se puede comer el huevo para la anemia?

Las vitaminas A, D, E, B1, B2, B3, B12 están concentradas en la yema. Además, puede ser ingrediente en todo tipo de platos como desayunos, ensaladas, pastas y postres. – Consumir cuatro huevos a la semana incrementa en el organismo la cantidad de proteínas, vitaminas, minerales, aminoácidos, antioxidantes y ácidos grasos, y previene anemias, cataratas y afecciones hepáticas, informaron especialistas de EsSalud.

  • El huevo es una gran fuente de vitaminas A, D, E, B1, B2, B3, B1 2 (cobalamina), concentradas en la yema,
  • También tiene hierro, fósforo, potasio y magnesio, así como proteínas libres de grasas, ácido fólico, 12 gramos de grasa», explicó María Pérez Ramírez, jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Edgardo Rebagliati de EsSalud.

Indicó que el huevo también contiene colina, que es conveniente para la alimentación de mujeres embarazadas, ya que facilita el correcto desarrollo del sistema nervioso central del feto. La yema brinda 60 calorías y aporta grasas saludables, mientras que la clara tiene 17 calorías y 7 gramos de proteína sin grasa de alto valor biológico.

  • Además, Pérez aclaró que la ingesta de un huevo por día no tiene ningún efecto sobre el colesterol sanguíneo, porque es una dieta sana y equilibrada que contiene lecitina y grasas insaturadas que ayudan a reducir la absorción intestinal de colesterol en nuestro organismo.
  • Los huevos deben conservarse en un sitio fresco, seco y a temperatura constante para evitar la contaminación de gérmenes.

Además se sugiere no lavarlos antes de guardarlos, ya que se destruye la fina película protectora de la cáscara y esto facilita la entrada de microorganismos a través de su porosidad. El huevo es un alimento fácil de preparar, combinar y consumir, ya sea como parte principal o como ingrediente de todo tipo de platos como desayunos, ensaladas, pastas y postres.

¿Cómo hacer para que el cuerpo absorbe el hierro?

Para mejorar la absorción del hierro de los alimentos de origen vegetal, estos deben acompañarse con carnes, aves, mariscos y alimentos con vitamina C (como cítricos, fresas, pimientos dulces, tomates y brócoli).

¿Cuáles son los alimentos que perjudican la absorción de hierro?

2. Alimentos ricos en fitatos y oxalatos – Este grupo de alimentos engloba las frutas, las verduras y los cereales integrales, Los fitatos y oxalatos tienen la capacidad de inhibir la absorción del hierro y de otros minerales. Algunos ejemplos de alimentos bajos en hierro que contienen estas sustancias son las verduras de hoja verde, la remolacha, el trigo integral, la soja, los frutos secos, como las nueces y las almendras, o los guisantes,